LIDERAR LÍDERES, EL DESAFÍO DE ESTE SIGLO

Liderazgo, Empoderamiento, Mobbing, Coaching Valencia

15 julio, 2018 Liderazgo en general 0
Liderar líderes

 

LIDERAR LÍDERES,

EL DESAFÍO DE ESTE SIGLO

Liderar líderes y formar líderes es el reto con el que directivos de empresa y docentes se encuentran en estos momentos, es un gran desafío que marcará la evolución de la sociedad humana hacia un bien-estar compartido.

Ser líder no significa haber llegado a lo más alto. El liderazgo no es una posición absoluta.

Todo líder es además seguidor, de otro líder, de una visión, misión o idea.

A su vez, un auténtico líder tiene la misión de crear líderes.

Es mucho más sencillo crear súbditos, empleados o colaboradores. Pero en ese caso, siento decirte que no hablamos de liderazgo sino de “jefeazgo” (pseudo-liderazgo).

El reto importantísimo de todo líder es inspirar a sus seguidores a sacar su talento y a erigirse en ser primero líderes de si mismos, ejerciendo su libertad y responsabilidad respecto a sus actos. Eso es liderar líderes.

¿QUÉ SIGNIFICA SER LÍDER DE SI MISM@?

Ser líder de un@ mism@ significa fundamentalmente hacerse cargo del propio destino. De las decisiones y las acciones.

Significa tomar consciencia de lo que se quiere ser, hacer e inspirar en otr@s ; y poner toda la voluntad, determinación y esfuerzo en materializarlo.

Todo ello desde un reconocimiento honesto del “para qué”, sin trampas ni bienquedas.

¿POR QUÉ NO INTERESA EL LIDERAZGO REAL, SINO EL PSEUDO-LIDERAZGO?

Sabemos que el sistema social actual se esfuerza en desempoderarnos para así hacernos más manejables, colocándonos más al servicio de otras voluntades que no son la nuestra.

El marketing social nos crea deseos que no son genuinos, manipula nuestro ego y nos mantiene distraídos para que no nos detengamos a hacernos “buenas preguntas”.

La neurociencia, como todos los avances, también se utiliza en su parte “oscura”, como herramienta de manipulación.

El neuromarketing estudia la manera más eficiente de mantenernos en frustración e infelicidad constante para motivar ese consumo que satisfará los beneficios del poder económico y mantendrá la “rueda del hámster” en funcionamiento.

O peor aún, nos venderá la psicología positiva como la panacea para que nos auto-explotemos y seamos útiles y dóciles. Leer “La sociedad del cansancio” de Byung Chul Han.

Hace más ruido (se oye más) y se instala en la mente de todos que un líder es una autoridad. Una especie de “influencer” a quien copiar.

Y nada más lejos. Liderar líderes es contribuir e inspirar a la emergencia del talento y a la colaboración o talentos compartidos., no al copiaypega.

Eso es lo que llamo pseudo-liderazgo.

El auténtico líder, lidera desde abajo, al servicio de un bien mayor. Y desde ahí se trabaja, cuestiona y desarrolla para ser la mejor versión de si e inspirar otros líderes que tomen su propio poder. En su genuidad, favoreciendo la suma de la diversidad. Sin buscar importancia personal.

El peligro de esta forma de liderar (para el sistema actual )es la aparición de líderes que digan NO a la manipulación de sus deseos y objetivos vitales. Que tomen decisiones arriesgadas y que se hagan cargo de su propia felicidad desde la aceptación de la incertidumbre como realidad, sin buscar falsas seguridades que nos promete el sistema patriarcal.

Líderes a los que no se pueda someter (comprar) con fantasías de seguridad económica, laboral, social, etc…

Estos líderes serían tremendamente revolucionarios, puesto que cuestionarían las “verdades” (creencias limitantes todas ellas) que nos atan y no nos permiten ser adultos críticos, sino niños obedientes para que “papá sistema” nos garantice éxito, trabajo, felicidad comprada…. Etc…

Sabemos que está empujando por visibilizarse la necesidad de un cambio de paradigma.

Ya son muchas las señales: la revolución de las mujeres, la contaminación de nuestro entorno, el agotamiento de los recursos.

El patriarcado se resiste pero caducó.

Como organización social ya no es sostenible.

LA ALTERNATIVA AL PATRIARCADO COMO SISTEMA SOCIAL.

El liderazgo real como actitud de responsabilidad personal respecto a la congruencia entre lo que se siente, lo que se piensa y lo que se hace es la alternativa.

El mundo de la “obediencia” llega a su fin. Hay demasiado acceso a “otra” información. Y a pesar de que el aparato del sistema se encarga de expandir su estrategia de generar anhelos de fantasía de felicidad y como consecuencia frustración constante que nos hace querer “comprarla”, está surgiendo un número cada vez mayor de personas que no se “conforman” con este modelo y buscan otras formas de vida.

A pesar de que se dificulte el planteamiento filosófico y crítico en la educación, hay un emergente que lucha por salir.

Para posibilitar otro modelo más humanista y ecológico de organización social, es necesario que los líderes sean auténticas personas al servicio de un bien mayor e inspiren a otros a desarrollar su propio auto-liderazgo.

La suma de todos los liderazgos personales es la mayor garantía de bien-estar y felicidad para tod@s.

El secreto está en la respons-habilidad.

Responsabilidad de hacerse cargo de un@ mism@ y las consecuencias de sus actos.

Y habilidad de respuesta ante los retos en congruencia con un@ mism@.

Cuando los líderes inspiran a otros en su autoliderazgo, fomentan el desarrollo de las competencias personales y no la competitividad.

Cuando los líderes inspiran a otros, también fomentan la colaboración y cooperación sin intereses de importancia personal.

Para ello primero el líder tiene que revisar su liderazgo (su manera de hacer de líder) y darse cuenta de si es un LIDER o un JEFE.

Necesita el nivel de autoconocimiento suficiente (sin auto-sabotaje) para percibir si está siendo congruente con su sentir, pensar, decir y hacer.

O si actúa desde el patrón aprendido de juicio y exigencia al servicio de otros valores que no son suyos.

Un líder puede inspirar líderes, un jefe NO.

Nadie puede inspirar lo que no tiene para si.

EL LÍDER EN LA EMPRESA Y EN LA DOCENCIA.

liderar el talento

En ambos casos, la escuela y la empresa, suponen dos períodos de aprendizaje en el desarrollo de las personas. Dos ocasiones para incorporar un modelo u otro.

Pueden ser fases que impulsen a la responsabilidad, el riesgo, la innovación o la suma de talentos.

O pueden ser fases de un proceso de “doma” o adiestramiento.

El profesor, humanista, psiquiatra y estudioso de los pensamientos filosóficos Claudio Naranjo lleva años contando por el mundo su visión sobre este asunto.

Explicando el origen del modelo patriarcal y animando al cambio social basado en el cambio de modelo educativo en las 2 fases, la escolar o formativa y la laboral.

Desde esta propuesta crea grupos de docentes a los que incita a tomar consciencia de si para que puedan acompañar a otros en su formación integral como adultos responsables y no como niños de 40 o 60 años sometidos.

Sin embargo sus intentos en empresa han chocado con las resistencias enormes de un sistema que ve peligrar la supremacía e incuestionabilidad del jefe (autoridad).

Esto fomenta la competitividad salvaje que daña acciones coordinadas para el bien común, y limita la emergencia de talentos cooperativos.

Durante la vida estamos en constante aprendizaje (cambio, soltar e incorporar).

El líder-docente y el líder-directivo son los dos tipos de líderes cuya responsabilidad mayor es optar por liderar líderes o jefear súbditos.

Cuando alguien lidera líderes se convierte en un LIDER-COACH.

Sea un docente con niños y jóvenes, o sea un directivo con ejecutivos y colaboradores la diferencia está en la forma de acompañar el proceso de aflorar el talento individual para alcanzar objetivos individuales y grupales.

Indudablemente no corresponde a lo aprendido del modelo patriarcal, pero va siendo hora de atreverse a inspirar, desarrollar y apoyar los talentos individuales y sumarlos generando nuevas posibilidades que desde el anterior modelo están limitadas por estructuras fijas, piramidales, de obediencia y que dificultan la comunicación colaborativa.

Las nuevas generaciones precisan de nuevas formas de relación tanto en la educación como en lo laboral. Negarse a ello e intentar encajarlos en el modelo del siglo XX no tiene sentido.

Si de verdad nos preocupa el desarrollo del talento para los nuevos desafíos del siglo XXI, es necesario que comencemos por aprender a liderar líderes.

En aktua3 realizamos talleres con este enfoque de liderazgo.

Consulta propuestas y fechas y si te interesa puedes suscribirte a la newsletter o contactar por mail.

Si lo que has leído en este post te ha invitado a reflexionar sobre tu liderazgo o mirar el liderazgo de otros a los que sigues, estaré muy agradecida de recibir tus comentarios.

Un saludo y seguimos en el camino del líder.

Ascensión Garrido

Consultora sistémica y coach.

Experta en liderazgo y comunicación consciente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.