MENOS ORATORIA Y MÁS COMUNICACIÓN CONSCIENTE

Liderazgo, Empoderamiento, Mobbing, Coaching Valencia

12 junio, 2018 Comunicación Empoderamiento Personal 0
Comunicación consciente

MENOS ORATORIA Y MÁS COMUNICACIÓN CONSCIENTE

Observo con asombro como se está sobrevalorando la oratoria como habilidad respecto a la comunicación consciente como capacidad.

No es lo mismo ser orador que comunicador.

Creo que es importante distinguir, no confundir y no manipular deliberadamente, aparentando comunicar cuando lo que en realidad se busca es influir o vender.

Desde mi punto de vista la honestidad está sencillamente en no generar esa confusión al interlocutor.

DEFINICIÓN Y DIFERENCIAS.

Comunicar tiene su origen etimológico en la palabra comunicare, poner algo en común, compartir una información, conocimiento, emoción o idea.

Sin embargo la Oratoria es una palabra proveniente del vocablo latino oratorĭa y que está relacionada con el arte de hablar con elocuencia.

Si además atendemos qué significa la palabra elocuencia, vemos que según el diccionario supone la “facultad de hablar bien con fluidez, propiedad y de manera efectiva para convencer a quien escucha”.

Queda elegante ¿Verdad?.

Cuando escucho “comunicación persuasiva” veo el ejemplo claro de esa forma de confundir.

Otro ejemplo es : “seduce con tu comunicación”.

Disculpa que insista con la etimología. Tal vez si el griego y el latín no se hubieran eliminado de la formación académica, utilizaríamos las palabras sabiendo realmente su significado.

Seducir viene de se-ducere, que significa apartar de su camino a alguien para llevarlo por el que nos conviene.

Si comunicar es compartir;  y persuadir o seducir tienen que ver con “redirigir elegantemente” hacia un discurso, método o idea. ¿Cómo se emparejan ambas palabras sin la intención de sacar beneficio de esa confusión?

El objetivo de la oratoria acostumbra a ser el de persuadir.

En ello estriba su diferencia de la didáctica, cuyo objetivo es enseñar o transmitir conocimientos; y de la poética, que busca deleitar a través de la estética.

Por lo tanto la gran diferencia entre la oratoria y cualquier otra forma de comunicación está claramente en la intención.

Tomando ejemplo de Marshall Rosenberg

“Puedes hacer una observación, o mostrar una opinión (incluso un juicio), pero por favor, no mezcles ambas”.

Es una frase de Marshall Rosenberg, creador del modelo de “Comunicación No Violenta”.

Siguiendo este ejemplo yo diría que puedes comunicar (compartir) o persuadir (practicar la oratoria), pero mezclar las dos cosas confunde y manipula.

A eso me refiero con honestidad. A diferenciar entre lo que significa comunicar y lo que es practicar la elocuencia, la oratoria.

EL ÉXITO DE LA ORATORIA.

Conscientes de que la persuasión es el objetivo de la oratoria entendemos que esta sea la forma de comunicación que se utiliza en publicidad, política, sermones religiosos, debates y toda aquella relación verbal que pretende vender o crear seguidores de ideas o planteamientos como objetivo.

Sus herramientas más utilizadas en esa persuasión son :

  • Reciprocidad : aprovechar la tendencia de las personas a devolver los favores.
  • Compromiso : los individuos suelen cumplir aquello a lo que se comprometen aunque cambien las condiciones iniciales.
  • Prueba social: se copia aquello que hacen personas con cierta relevancia.
  • Autoridad: nos convencen los argumentos de alguien que tenga autoridad reconocida sobre un tema.
  • Escasez: si algo tiene fecha de caducidad o disponibilidad escasa genera más interés por poseerlo, o no perderlo.
  • Gusto: los individuos nos inclinamos a hacer lo que nos dice aquella persona con la que tenemos afinidad.

Así cuando se practica la oratoria, utilizando determinadas palabras o combinándolas de determinada forma, la persuasión logra que una persona modifique su comportamiento o actitud ante determinado acontecimiento, persona, idea o hecho.

Para ello utilizarán estrategias argumentativas y estructuras discursivas que en muchas ocasiones carecen de un significado verídico, centrándose sólo en resultar más bien atractivo para su interlocutor o público objetivo.

Incluso en muchos casos se recurre a emociones y sentimientos recreados a los que se apelará para conseguir cambios de pensamiento a favor del planteamiento defendido por el orador.

El uso de la oratoria

No me corresponde a mi valorar lo adecuado o no de ese “arte” y cuando es ecológico utilizarlo. Pero sí quisiera remarcar en este post la diferencia entre ambos conceptos, puesto que a nivel inconsciente se manipula mejor al interlocutor al confundirlo con la alternancia entre comunicación y elocuencia.

Su objetivo final es lograr crear una necesidad o inquietud inexistente y la venta del remedio óptimo.

En estos momentos ocurre de manera despiadada en política, con posicionamientos polares que dividen en bandos extremos a las personas, persuadiéndolas en uno u otro sentido de modo que ninguna alternativa incluye ni un ápice de la otra alternativa.

Pero no sólo se polariza en política, también en el mundo del desarrollo personal se alimentan los extremos calificando o descalificando unas corrientes a otras.

De este modo se erige cada propuesta como salvadora o poseedora de la fórmula mágica del éxito y la felicidad.

EL OBJETIVO DE LA COMUNICACIÓN CONSCIENTE

Es objetivo de la comunicación consciente acercar posturas , generar un espacio flexible de tránsito entre las partes. Incluir ambas y crear algo nuevo más amplio (Teoría “U” de Otto Sharmer).

Y a ello contribuye la comunicación consciente desde un estado de atención al sentir del emisor y del receptor, desde el auto-chequeo y la empatía para ser impecable en el lenguaje.

En cambio es objetivo de la oratoria desarrollar un discurso para vender una postura, ideología, producto o servicio de un modo persuasivo más o menos veraz en los beneficios que ofrece.

Vistas ambas propuestas, creo que ahora queda aún más claro que la diferencia entre oratoria y comunicación consciente es la intención.

También las consecuencias de utilizar una u otra son muy distintas, puesto que con la primera acercas e incluyes, generando confianza y con la segunda generas posiciones polares de difícil conciliación. Esto dificulta la colaboración o cooperación, ya que es la desconfianza la emoción principal.

Me atrevería a decir que la oratoria es a la comunicación, lo que era su armadura para “El caballero de la armadura oxidada” (Robert Fisher) .

Supone una herramienta que en determinado momento fue útil pero se adhirió tanto al caballero, por exceso de uso y falta de consciencia, que la confundió con su propia piel y con su ser real, alejándose del contacto con su genuidad.

Esto lo condicionó y limitó en su forma de vivir al olvidar lo realmente original: su Ser y dejar de percibir con todo él.

En este caso la comunicación supondría dejarse sentir en piel propia aquello que acontece y transmitirlo del mismo modo, sin la “brillante imagen adaptada” que protege su vulnerabilidad pero también le aleja del contacto real consigo y con el otro.

Colaboración

COMUNICACIÓN CONSCIENTE Y MEDIACIÓN

Este modelo de comunicación facilita la colaboración y la obtención de acuerdos en cualquier entorno donde el objetivo fundamental sea crear confianza y co-crear.

Profesores, líderes de equipos, abogados, asistentes sociales, padres, terapeutas, coaches y cualquier actividad que implique actividad relacional o interacción personal.

La comunicación consciente integra el modelo de Comunicación No Violenta, los SDR de Programación Neurolingúística, la Comunicación No Verbal y la teoría “U” aplicada a la comunicación.

Es especialmente efectivo para las relaciones interpersonales, la negociación honesta enfocada en el win-win-win, y los conflictos entre posiciones polares.

¿Cuál es mi propuesta?

Mi propuesta es promover la comunicación consciente.

Volver a conectarnos con nosotros mismos y con los otros por medio de una comunicación empática, honesta y generativa de acciones colaborativas.

Aparcar la actitud egóica de con-vencer para trabajar en nuevos escenarios donde sumemos con nuestras aportaciones de comunicación en lugar de fraccionar.

Donde generemos espacios de confianza que permitan la colaboración.

Dice Humberto Maturana que “Comunicación es la coordinación de haceres”.

Del mismo modo que cuando tienes un accidente cerebral necesitas aprender de nuevo a andar, hablar o cualquier otra habilidad, para re conectar con la comunicación necesitamos darnos cuenta y entrenarla sin caer en juicios y manipulaciones.

Pero sobre todo teniendo clara la intención.

Aprender a comunicarnos desarrolla las competencias, mientras que focalizarse en las técnicas de oratoria fomenta la competitividad.

Elige en qué estás, qué es lo más importante para ti .

Si te interesa la “Comunicación consciente” puedes inscribirte en el próximo taller del 27 y 28 de Octubre en Valencia enviando un mail a ascension@aktua3.es

Muchas gracias por dedicar tiempo y atención a leer más de 1350 palabras.

Estaré muy agradecida de conocer tu opinión.

Taller Comunicación Octubre_18

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.